fbpx
Seleccionar página
Time to workout
¿Afecta la hora del día al rendimiento deportivo?

Written by Leandro Carbone

19 agosto, 2020

Written by Leandro Carbone

19 agosto, 2020

Written by Leandro Carbone

19 agosto, 2020

5
(1)

¿Afecta la hora del día al rendimiento deportivo?

 

Todo el mundo sabe que el rendimiento varía, incluso en el día a día. Esta variación no es trivial y no se necesita una metodología sofisticada y compleja para detectarla. Todos hemos estado ahí, corriendo nuestro mejor tiempo, siendo el hombre del partido o clavando un PB un día y luchando con pesos ligeros, perdiendo una carrera con un compañero más lento o cometiendo errores estúpidos en una competición fácil, partido o como sea que lo llaméis en vuestro deporte.

Parece que la hora del día en la que se realiza una tarea puede ser uno de los muchos factores que pueden afectar al rendimiento

Soy un ex-atleta de taekwondo con una carrera decente con altibajos como cualquier otro atleta del mundo. Pero una de las cosas más frustrantes que recuerdo el día que competía al más alto nivel eran esos días inexplicables de mierda en los que las cosas resultaban más difíciles de lo normal. Tanto física como mentalmente, las cosas se sentían mal y las tareas fáciles que estaban totalmente automatizadas y que se hacían un millón de veces no parecían nada fáciles.

Por supuesto, el rendimiento es un concepto complejo y su variación no puede ser explicada por un solo fenómeno. Sin embargo, parece que la hora del día en la que se realiza una tarea puede ser uno de los muchos factores que pueden afectar al rendimiento. Se ha demostrado que diversas funciones psicológicas y fisiológicas (si no todas), sufren cambios en relación con la hora del día1. Estas variaciones se conocen como ritmos circadianos o diurnos 2. La mayoría de los componentes del rendimiento deportivo, por ejemplo, la flexibilidad, la fuerza muscular, la explosividad, varían con la hora del día de manera rítmica 1,3.

Pero, ¿Hay una hora óptima del día para entrenar o funcionar?; ¿Son relevantes las fluctuaciones de la hora del día en el rendimiento? ¿Pueden nuestros hábitos afectar a nuestros ritmos corporales y, por tanto, al rendimiento?

 

El ritmo circadiano y los relojes biológicos

El término circadiano proviene del latín “circa” (alrededor) y “dies” (día) y se refiere al hecho de que una gran variedad de procesos biológicos “oscilan” en un ciclo de aproximadamente 24 horas. Estas oscilaciones permiten que el cuerpo humano asigne funciones según la hora del día, priorizando ciertas tareas según los ciclos de sueño-vigilia (por ejemplo: reparar el tejido durante el sueño, procesos metabólicos durante el día/actividad)4.

Human-circadian-rhythmFigura 1 Ritmo circadiano humano 5

 

Los ritmos circadianos son la expresión biológica del tiempo y una forma de anticiparse a los acontecimientos ambientales. Por lo tanto, el buen funcionamiento de estas oscilaciones es crucial para la salud y el rendimiento. En cada una de nuestras células existe un mecanismo molecular encargado de funcionar como un reloj que necesariamente tiene que estar sincronizado con la información ambiental (claves) y que rige todos los aspectos de la biología, desde la temperatura corporal, la regulación hormonal y los patrones de actividad, el ciclo de sueño-vigilia e incluso los procesos celulares6-8.

El generador interno de ritmos se encuentra en el cerebro, específicamente en un área llamada Núcleo Supraquiasmático (hipotálamo). El llamado “reloj central”, unas 20.000 células nerviosas se encargan de regular y sincronizar todos los relojes de las células periféricas de forma similar a como un director de orquesta dirige una sinfonía9.

Figura 2 Funcionamiento del reloj maestro en el núcleo supraquiasmático (SCN)10

 

Este reloj central funciona de manera “similar” a un reloj solar ya que la principal fuente de información en la que se basa para “conocer” la hora es la luz durante el día y la oscuridad durante la noche, lo que genera el llamado ciclo diurno o ciclo luz-oscuridad11. El mecanismo molecular que subyace a los ritmos circadianos es una red de regulación genética compuesta por bucles de retroalimentación transcripcional-traduccional denominados “reloj central” y está presente en cada una de las células12,13. Debido a que los ciclos de los relojes de funcionamiento libre sin ninguna información externa parecen ser más largos que 24hs (~25hs) un aspecto clave de la fisiología circadiana es el de arrastrar adecuadamente a un ciclo de 24 hs con señales externas o sincronizadores de tiempo naturales (conocido como el término alemán “zeitgeber”) que tienen la capacidad de “rebobinar” el reloj biológico.

Rige todos los aspectos de la biología, desde la temperatura corporal, la regulación hormonal y los patrones de actividad, el ciclo de sueño-vigilia e incluso los procesos celulares

La luz es el principal zeitgeber pero no el único, el momento de la ingestión de alimentos (Crononutrición), la actividad física y algunos factores sociales y psicológicos también se consideran zeitgebers y a través del principal reloj biológico, afectan a los osciladores periféricos que regulan muchas funciones fisiológicas importantes del metabolismo12,13.

La gran mayoría de las hormonas (y de hecho los procesos celulares) presentan un ritmo diurno. Además, las sensibilidades de los distintos tipos de células a las diferentes hormonas también exhiben un comportamiento oscilatorio (estudios de cronofarmacología sobre el impacto de los diferentes medicamentos en diferentes patologías dependiendo de la hora del día en que se administren). Esto repercute en todas las células y tejidos del cuerpo; el sistema inmunológico tiene oscilaciones circadianas, lo que nos hace más o menos vulnerables a las infecciones y alergias14, la secreción de insulina también, haciendo que la respuesta del páncreas a una comida rica en carbohidratos no sea la misma dependiendo de la hora del día15, la fuerza parece llegar a su punto máximo al final de la tarde frente a la mañana 1, mientras que la capacidad oxidativa aumenta al final de la tarde 16.

Además, se ha demostrado que los ritmos circadianos, entre otros factores, no sólo regulan los procesos fisiológicos clave que intervienen en el rendimiento atlético 3,17-21 sino que la interrupción de los ritmos circadianos puede tener un impacto negativo en el rendimiento físico y cognitivo1,4,22.

 

La hora del día y el rendimiento.

En términos generales, parece que los récords personales tienden a ocurrir por la noche en diferentes deportes23-28 y es probable que se deba al comportamiento de la temperatura corporal que tiende a alcanzar su punto más bajo alrededor de las 04:30h y aumenta gradualmente hasta su punto más alto a las 18:00h. El aumento de la temperatura corporal puede facilitar la mecánica de la actina y la miosina en las estructuras musculoesqueléticas, mejorando así las propiedades de contracción muscular y, en consecuencia, el rendimiento físico29. Además, una temperatura corporal más elevada desplaza la utilización del combustible metabólico hacia los hidratos de carbono, lo que también puede mejorar el rendimiento30. Por otra parte, el aumento de la temperatura por la tarde está estrechamente relacionado con el aumento de la coordinación, el mayor tiempo de reacción, el aumento de la fuerza muscular y la eficiencia cardiovascular 1,31. Además, la producción de energía anaeróbica y la flexibilidad son también las más altas al final de la tarde 32.

El aumento de la temperatura corporal puede mejorar las propiedades de contracción muscular y, en consecuencia, el rendimiento físico

Algunos autores destacan que la temperatura no es el único factor que afecta a las variaciones del rendimiento durante el día 33. El estado de vigilancia, el estado de alerta y los niveles de ánimo (que son los más altos por la mañana) pueden afectar al rendimiento atlético 34. Aunque tareas mentales sencillas como el tiempo de reacción pueden depender de la temperatura corporal (las temperaturas más altas aumentan la actividad neuronal; por cada 1°C de aumento de la temperatura corporal, la velocidad de conducción de los nervios aumenta en 2,4 m1seg1), otras acciones mentales más complejas como la toma de decisiones, la memoria a corto plazo, la concentración y el razonamiento alcanzan su punto máximo alrededor del mediodía30. Esto puede deberse a que hay una relación inversa entre velocidad y precisión. Además, algunas de esas tareas requieren un bajo nivel de excitación.

Figura 3 Resumen de algunos hallazgos en el impacto del ritmo circadiano en el rendimiento 30

 

 

Cronotipos

Uno de los factores clave que pueden afectar, no sólo cómo, sino también cuándo y cuánto influyen las fluctuaciones diarias en los aspectos fisiológicos, son los cronotipos 21.

El hecho de que el NCS (Sistema Nervioso Central por sus siglas en inglés) no siempre cumpla un ciclo de exactamente 24 horas explica otro fenómeno: El cronotipo circadiano, que suele definirse por el tiempo preferido de una persona para realizar actividades, y/o el tiempo de sueño, evaluado mediante cuestionarios35 o el cronotipo de Munich 36, que tiene una diferencia genética bien documentada 37-39 y fisiológica26,40-42  da lugar a disparidades entre sus relojes biológicos y la forma en que se introducen señales exógenas, como el ciclo ambiental luz/oscuridad y los factores sociales. Algunas personas pueden ser caracterizadas como “búhos” y otras como “alondras”. Esta distinción es una forma coloquial de expresar que hay algunos subgrupos de personas que preferirían despertarse más tarde en el día e irse a la cama más tarde (los búhos) y hay otros que se despiertan temprano y se van a la cama temprano (las alondras)35,36.

Parece que los atletas con cronotipos extremos matutinos o vespertinos tienden a rendir mejor cerca de su propio pico circadiano en las pruebas de resistencia

A nivel individual, el rendimiento máximo también se ve influido por los fenotipos circadianos, incluida la preferencia diurna de un individuo por las pautas de actividad matutinas o vespertinas y el cronotipo 17,39. Así pues, parece que los atletas con cronotipos extremos matutinos o vespertinos tienden a rendir mejor cerca de su propio pico circadiano en las pruebas de resistencia 24,43, y también en las tareas relacionadas con la fuerza27,28,44. Además, estas diferencias entre los cronotipos pueden ser lo suficientemente fuertes como para conformar la distribución de los fenotipos circadianos en algunos deportes de resistencia que compiten regularmente por la mañana (parece que los tipos matutinos son más frecuentes entre los corredores de élite, los ciclistas y los triatletas42,45).

Figura 4 Diferencia entre el tipo matutino (MT) y el tipo vespertino (ET) en las mediciones de rendimiento y esfuerzo para los fenotipos circadianos medidos por la preferencia diurna y los cronotipos. Los tipos vespertinos, tienen un handicap matutino significativamente mayor que los tipos matutinos, nadando un 6% más despacio por la mañana (07h00) que por la tarde (19h00); tanto los participantes del MT como los del ET ejercen más esfuerzo en las horas de menor actividad y hay una diferencia porcentual relativa significativa en el esfuerzo diurno entre el MT y el ET25 .

 

Además, el cronotipo puede influir en las respuestas psicofisiológicas al esfuerzo, incluida la tasa de esfuerzo percibido (RPE), la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) y el estado de ánimo 23,46-48. El rendimiento máximo parece tener una fuerte correlación con la temperatura corporal máxima, que tiende a producirse a primera hora de la tarde. Sin embargo, los marcadores biológicos más fuertes de la expresión de los ritmos circadianos, como la melatonina, el cortisol e incluso la temperatura corporal difieren entre los cronotipos de la mañana y la tarde40,49. Así pues, las diferencias fisiológicas individuales pueden afectar al rendimiento, especialmente en los cronotipos extremos. Además, parece que el principal factor de predicción de los momentos de máximo rendimiento es el tiempo transcurrido desde el despertar arrastrado, más que la hora del día, así como las variaciones significativas del rendimiento individual, que pueden llegar a ser del 26% en el curso de un día21.

Figura 5 . Tiempos de máximo rendimiento en función de la hora del día expresados en tiempo real (A) y el tiempo desde el despertar entrenado expresado como tiempo relativo desde el arrastre (B) entre diferentes cronotipos (ECT = Cronotipo temprano; ICT = Cronotipo intermedio; LCT = Cronotipo tardío).

 

También se ha informado de que el tiempo circadiano afecta a los resultados del ejercicio a nivel molecular. Se ha demostrado que dos de las vías de señalización celular más investigadas que intervienen en las adaptaciones mediadas por el ejercicio, la diana mecánica del complejo de rapamicina 1 (mTORC1), que interviene principalmente en la respuesta de la síntesis de proteínas, y el coactivador 1 del receptor-gama activado por el proliferador del peroxisoma (PGC1), que está relacionado con la biogénesis de las mitocondrias, están fuertemente influenciadas por el reloj molecular y ambas presentan una actividad dependiente del tiempo50,51.

Por último, la heterogeneidad o variabilidad de las respuestas de adaptación al ejercicio (ya sea de resistencia o de entrenamiento de resistencia) ha dado lugar a la elaboración de términos como “no”, “bajo”, “moderado”, “alto” y “extremo” para describir la magnitud divergente de la respuesta de un individuo particular a un determinado estímulo de ejercicio52

Además, se ha sugerido que la magnitud de la respuesta adaptativa tras el entrenamiento de resistencia o aguante podría deberse a los relojes circadianos a nivel celular52.

Figura 6 Relación hipotética entre el reloj molecular del músculo esquelético y las respuestas de adaptación al ejercicio de resistencia52.

 

Aplicaciones prácticas

En primer lugar, es crucial reconocer que los ritmos circadianos no son una variable fija y rígida y que pueden ser “manipulados”. Esto significa que si entrenas regularmente a la misma hora del día probablemente te acostumbres a ese horario y si por alguna razón necesitas cambiar tu tiempo de entrenamiento, digamos de 19:00h a 9:00h, con el tiempo te adaptarás. Además, el ejercicio es un poderoso zeitgeber periférico circadiano, lo que significa que puede manipular los relojes biológicos. De hecho, a medida que envejecemos nuestros ritmos se vuelven menos robustos y el ejercicio parece revertirlo53.

Si entrenas regularmente a la misma hora del día probablemente te acostumbres a ese horario

El momento óptimo para el rendimiento dependerá del tipo de actividades que se requieran en el deporte y su importancia relativa en el rendimiento general. esto significa que cada atleta debe analizar los pros y los contras de manipular el tiempo de las sesiones de entrenamiento y decidir en consecuencia54 . Por ejemplo, un equipo de fútbol no puede organizar sesiones de entrenamiento basadas en cronotipos (al menos no ahora). Además, el tiempo de las competiciones también es fijo y si se conoce de antemano puede ser beneficioso manipular el horario de los entrenamientos para adaptarse.

La exposición al sol es probablemente la herramienta más importante y eficaz para fortalecer el ciclo circadiano

Hay que tener cuidado con esta información. La mayoría de las personas tienen un cronotipo intermedio y probablemente estaría bien independientemente de su tiempo de entrenamiento (por supuesto, teniendo en cuenta las horas de entrenamiento razonables). Sin embargo, algunos cronotipos extremos pueden ser más sensibles al entrenamiento a diferentes horas pero, es importante notar que incluso los noctámbulos más extremos no se beneficiarán del entrenamiento a las 3 de la mañana… de hecho, hay una delgada línea entre los cronotipos extremos y la desincronización circadiana que es patológica y necesita intervención médica55-57.

Por último, y más importante, todo el mundo se podría beneficiar de cuidar sus ritmos biológicos y evitar desajustes o arritmias circadianas independientemente de su nivel de entrenamiento, horario o cronotipo. La exposición al sol es probablemente la herramienta más importante y eficaz para fortalecer el ciclo circadiano más allá de los beneficios para la salud del sol per se, y con unos pocos minutos después de despertarse (unos 30 minutos) sería más que suficiente, el truco es hacerlo siempre a la misma hora58,59.

Además, los artilugios populares como los teléfonos celulares y las tabletas son de uso muy común, principalmente por la noche para ver películas, medios sociales o simplemente para el ocio. Se ha demostrado que cada fuente de luz artificial es un poderoso SUPRESOR de la producción de melatonina y un disruptor circadiano60-63. Evitar la luz artificial, especialmente por la noche, es esencial para asegurar un sueño reparador y evitar los insultos circadianos. Lo ideal es que cuando el sol comience a caer, nuestra exposición a la luz artificial disminuya. Sé que no es una tarea fácil, pero con la ayuda de la ciencia, se puede hacer. Los investigadores han demostrado que el uso de gafas bloqueadoras de luz azul puede minimizar el impacto dañino de la luz artificial64-67. Por lo tanto, el uso de gafas de bloqueo de la luz azul cuando se pone el sol puede ser una herramienta fantástica para evitar los problemas de sueño, la perturbación circadiana y el impacto negativo tanto en la salud como en el rendimiento.

 

Bibliografía

1.Atkinson, G. & Reilly, T. Circadian Variation in Sports Performance. Sports Medicine 21, 292–312 (1996).
2.Daido, H. Why Circadian Rhythms are Circadian: Competitive Population Dynamics of Biological Oscillators. Physical Review Letters 87, (2001).
3.Chtourou, H. & Souissi, N. The Effect of Training at a Specific Time of Day. Journal of Strength and Conditioning Research 26, 1984–2005 (2012).
4.Manfredini, R., Manfredini, F., Fersini, C. & Conconi, F. Circadian rhythms, athletic performance, and jet lag. British Journal of Sports Medicine 32, 101–106 (1998).
5.Bjelajac, D. & Đerčan, B. Artificial light at night as an unrecognized threat to protected areas of Autonomous Province of Vojvodina (North Serbia). Zbornik radova Departmana za geografiju, turizam i hotelijerstvo 46–56 (2019). doi:10.5937/zbdght1901046b
6.Takahashi, J. S. Molecular components of the circadian clock in mammals. Diabetes, Obesity and Metabolism 17, 6–11 (2015).
7.Takahashi, J. S. Molecular genetics of circadian clocks in mammals. GBM Annual Spring meeting Mosbach 2003 2003, (2003).
8.Ko, C. H. & Takahashi, J. S. Molecular components of the mammalian circadian clock. Human Molecular Genetics 15, R271–R277 (2006).
9.Welsh, D. K., Takahashi, J. S. & Kay, S. A. Suprachiasmatic Nucleus: Cell Autonomy and Network Properties. Annual Review of Physiology 72, 551–577 (2010).
10.Avidan, A. & Colwell, C. Jet lag syndrome: circadian organization, pathophysiology, and management strategies. Nature and Science of Sleep 187 (2010). doi:10.2147/nss.s6683
11.Bhadra, U., Thakkar, N., Das, P. & Pal Bhadra, M. Evolution of circadian rhythms: from bacteria to human. Sleep Medicine 35, 49–61 (2017).
12.Harfmann, B. D., Schroder, E. A. & Esser, K. A. Circadian Rhythms, the Molecular Clock, and Skeletal Muscle. Journal of Biological Rhythms 30, 84–94 (2014).
13.Schroder, E. A. & Esser, K. A. Circadian Rhythms, Skeletal Muscle Molecular Clocks, and Exercise. Exercise and Sport Sciences Reviews 41, 224–229 (2013).
14.Clockwork allergy: How the circadian clock underpins allergic reactions. Journal of Allergy and Clinical Immunology 142, 1032 (2018).
15.Basse, A. L. et al. Skeletal Muscle Insulin Sensitivity Show Circadian Rhythmicity Which Is Independent of Exercise Training Status. Frontiers in Physiology 9, (2018).
16.Van Moorsel, D. et al. Demonstration of a day-night rhythm in human skeletal muscle oxidative capacity. Molecular Metabolism 5, 635–645 (2016).
17.Souissi, N., Gauthier, A., Sesboüé, B., Larue, J. & Davenne, D. Effects of regular training at the same time of day on diurnal fluctuations in muscular performance. Journal of Sports Sciences 20, 929–937 (2002).
18.Chtourou, H. et al. The Effect of Strength Training at the Same Time of the Day on the Diurnal Fluctuations of Muscular Anaerobic Performances. Journal of Strength and Conditioning Research 26, 217–225 (2012).
19.Callard, D., Davenne, D., Gauthier, A., Lagarde, D. & Van Hoecke, J. CIRCADIAN RHYTHMS IN HUMAN MUSCULAR EFFICIENCY: CONTINUOUS PHYSICAL EXERCISE VERSUS CONTINUOUS REST. A CROSSOVER STUDY. Chronobiology International 17, 693–704 (2000).
20.Hower, I. M., Harper, S. A. & Buford, T. W. Circadian Rhythms, Exercise, and Cardiovascular Health. Journal of Circadian Rhythms 16, (2018).
21.Facer-Childs, E. & Brandstaetter, R. The Impact of Circadian Phenotype and Time since Awakening on Diurnal Performance in Athletes. Current Biology 25, 518–522 (2015).
22.Wolff, C. A. & Esser, K. A. Exercise timing and circadian rhythms. Current Opinion in Physiology 10, 64–69 (2019).
23.Kunorozva, L., Roden, L. C. & Rae, D. E. Perception of effort in morning-type cyclists is lower when exercising in the morning. Journal of Sports Sciences 32, 917–925 (2014).
24.Kline, C. E. et al. Circadian Variation in Swim Performance. Medicine & Science in Sports & Exercise 38, S226–S227 (2006).
25.Anderson, A. et al. Circadian Effects on Performance and Effort in Collegiate Swimmers. Journal of Circadian Rhythms 16, (2018).
26.Brown, F. M., Neft, E. E. & LaJambe, C. M. Collegiate Rowing Crew Performance Varies by Morningness-Eveningness. Journal of Strength and Conditioning Research 22, 1894–1900 (2008).
27.Küüsmaa, M. et al. Effects of morning versus evening combined strength and endurance training on physical performance, muscle hypertrophy, and serum hormone concentrations. Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism 41, 1285–1294 (2016).
28.Malhotra, D., Narula, R., Zutshi, K., Kapoor, G. & Aslam, B. Effect of Time of Day and Concentric or Eccentric Strength Training on Muscle Strength. Indian Journal of Physiotherapy and Occupational Therapy – An International Journal 8, 134 (2014).
29.Starkie, R. L., Hargreaves, M., Lambert, D. L., Proietto, J. & Febbraio, M. A. Effect of Temperature on Muscle Metabolism During Submaximal Exercise in Humans. Experimental Physiology 84, 775–784 (1999).
30.Vitosevic, B. The circadian clock and human athletic performance. The University Thought – Publication in Natural Sciences 7, 1–7 (2017).
31.Shibata, S. & Tahara, Y. Circadian rhythm and exercise. The Journal of Physical Fitness and Sports Medicine 3, 65–72 (2014).
32.RACINAIS, S., BLONC, S., JONVILLE, S. & HUE, O. Time of Day Influences the Environmental Effects on Muscle Force and Contractility. Medicine & Science in Sports & Exercise 37, 256–261 (2005).
33.Robinson, W. R. et al. Does Lowering Evening Rectal Temperature to Morning Levels Offset the Diurnal Variation in Muscle Force Production? Chronobiology International 30, 998–1010 (2013).
34.Atkinson, G. & Speirs, L. Diurnal Variation in Tennis Service. Perceptual and Motor Skills 86, 1335–1338 (1998).
35.Horne, J. A. & Östberg, O. Individual differences in human circadian rhythms. Biological Psychology 5, 179–190 (1977).
36.Zavada, A., Gordijn, M. C. M., Beersma, D. G. M., Daan, S. & Roenneberg, T. Comparison of the Munich Chronotype Questionnaire with the Horne‐Östberg’s Morningness‐Eveningness score. Chronobiology International 22, 267–278 (2005).
37.Dijk, D.-J. & Archer, S. N. PERIOD3, circadian phenotypes, and sleep homeostasis. Sleep Medicine Reviews 14, 151–160 (2010).
38.Katzenberg, D. et al. A CLOCK Polymorphism Associated with Human Diurnal Preference. Sleep 21, 569–576 (1998).
39.Carpen, J. D., von Schantz, M., Smits, M., Skene, D. J. & Archer, S. N. A silent polymorphism in the PER1 gene associates with extreme diurnal preference in humans. Journal of Human Genetics 51, 1122–1125 (2006).
40.Bailey, S. L. & Heitkemper, M. M. CIRCADIAN RHYTHMICITY OF CORTISOL AND BODY TEMPERATURE: MORNINGNESS-EVENINGNESS EFFECTS. Chronobiology International 18, 249–261 (2001).
41.Nováková, M., Sládek, M. & Sumová, A. Human Chronotype Is Determined in Bodily Cells Under Real-Life Conditions. Chronobiology International 30, 607–617 (2013).
42.Lack. Chronotype differences in circadian rhythms of temperature, melatonin, and sleepiness as measured in a modified constant routine protocol. Nature and Science of Sleep 1 (2009). doi:10.2147/nss.s6234
43.Bougard, C., Bessot, N., Moussay, S., Sesboüé, B. & Gauthier, A. Effects of Waking Time and Breakfast Intake Prior to Evaluation of Physical Performance in the Early Morning. Chronobiology International 26, 307–323 (2009).
44.Küüsmaa, M., Sedliak, M. & Häkkinen, K. Effects of time-of-day on neuromuscular function in untrained men: Specific responses of high morning performers and high evening performers. Chronobiology International 32, 1115–1124 (2015).
45.Kunorozva, L., Stephenson, K. J., Rae, D. E. & Roden, L. C. Chronotype andPERIOD3Variable Number Tandem Repeat Polymorphism in Individual Sports Athletes. Chronobiology International 29, 1004–1010 (2012).
46.Rae, D. E., Stephenson, K. J. & Roden, L. C. Factors to consider when assessing diurnal variation in sports performance: the influence of chronotype and habitual training time-of-day. European Journal of Applied Physiology 115, 1339–1349 (2015).
47.Vitale, J. A. & Weydahl, A. Chronotype, Physical Activity, and Sport Performance: A Systematic Review. Sports Medicine 47, 1859–1868 (2017).
48.Vitale, J. A., La Torre, A., Baldassarre, R., Piacentini, M. F. & Bonato, M. Ratings of Perceived Exertion and Self-reported Mood State in Response to High Intensity Interval Training. A Crossover Study on the Effect of Chronotype. Frontiers in Psychology 8, (2017).
49.Baehr, E. K., Revelle, W. & Eastman, C. I. Individual differences in the phase and amplitude of the human circadian temperature rhythm: with an emphasis on morningness-eveningness. Journal of Sleep Research 9, 117–127 (2000).
50.Um, J.-H. et al. AMPK Regulates Circadian Rhythms in a Tissue- and Isoform-Specific Manner. PLoS ONE 6, e18450 (2011).
51.Ramanathan, C. et al. mTOR signaling regulates central and peripheral circadian clock function. PLOS Genetics 14, e1007369 (2018).
52.Camera, D. M. Anabolic Heterogeneity Following Resistance Training: A Role for Circadian Rhythm? Frontiers in Physiology 9, (2018).
53.Nakamura, T. J. et al. Age-Related Decline in Circadian Output. Journal of Neuroscience 31, 10201–10205 (2011).
54.Drust, B., Waterhouse, J., Atkinson, G., Edwards, B. & Reilly, T. Circadian Rhythms in Sports Performance—an Update. Chronobiology International 22, 21–44 (2005).
55.Lucassen, E. A. et al. Environmental 24-hr Cycles Are Essential for Health. Current Biology 26, 1843–1853 (2016).
56.Granada, A. E., Cambras, T., Díez-Noguera, A. & Herzel, H. Circadian desynchronization. Interface Focus 1, 153–166 (2010).
57.Arble, D. M., Ramsey, K. M., Bass, J. & Turek, F. W. Circadian disruption and metabolic disease: Findings from animal models. Best Practice & Research Clinical Endocrinology & Metabolism 24, 785–800 (2010).
58.Van der Rhee, H. J., de Vries, E. & Coebergh, J. W. Regular sun exposure benefits health. Medical Hypotheses 97, 34–37 (2016).
59.Bonmati-Carrion, M. et al. Protecting the Melatonin Rhythm through Circadian Healthy Light Exposure. International Journal of Molecular Sciences 15, 23448–23500 (2014).
60.Gringras, P., Middleton, B., Skene, D. J. & Revell, V. L. Bigger, Brighter, Bluer-Better? Current Light-Emitting Devices – Adverse Sleep Properties and Preventative Strategies. Frontiers in Public Health 3, (2015).
61.Gooley, J. J. et al. Exposure to Room Light before Bedtime Suppresses Melatonin Onset and Shortens Melatonin Duration in Humans. Endocrine Reviews 32, 155–156 (2011).
62.Cheung, C. H. M., Bedford, R., Saez De Urabain, I. R., Karmiloff-Smith, A. & Smith, T. J. Daily touchscreen use in infants and toddlers is associated with reduced sleep and delayed sleep onset. Scientific Reports 7, (2017).
63.Brainard, G. C. et al. Dose-response relationship between light irradiance and the suppression of plasma melatonin in human volunteers. Brain Research 454, 212–218 (1988).
64.Janků, K., Šmotek, M., Fárková, E., Miletínová, E. & Kopřivová, J. Blue light blocking glasses and CBT-I: effect on subjective and objective sleep quality. Sleep Medicine 64, S174 (2019).
65.Esaki, Y. et al. Wearing blue light-blocking glasses in the evening advances circadian rhythms in the patients with delayed sleep phase disorder: An open-label trial. Chronobiology International 33, 1037–1044 (2016).
66.Yu, Y. G. & Choi, E. J. A Study on Blue Light Blocking Performance and Prescription for Blue Light Blocking Lens. Journal of Korean Ophthalmic Optics Society 18, 297–304 (2013).
67.Lockley, S. W. Safety considerations for the use of blue-light blocking glasses in shift-workers. Journal of Pineal Research 42, 210–211 (2007).

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

También te puede interesar...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FINANCIADO POR

FONDO EUROPEO DE DESARROLLO REGIONAL
UNA MANERA DE HACER EUROPA

Este proyecto en el marco del Programa ICEX Next, ha contado con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER. La finalidad de este apoyo es contribuir al desarrollo internacional de la empresa y de su entorno

GUÍA VBT GRATUITA