fbpx
Seleccionar página
Discovering The Main Injury Prevention Measures

Descubriendo las principales medidas de prevención de lesiones

Written by Vitruve Team

17 febrero, 2022

0
(0)

El deporte es saludable, fortalece y libera endorfinas. Eso es indiscutible. Sin embargo, el deporte también conlleva cierto riesgo, ya que puede provocar lesiones. Cualquiera que practique deporte con asiduidad está siempre expuesto a cierto riesgo. De vez en cuando, pueden ocurrir lesiones deportivas durante el entrenamiento. En este artículo, obtendrá una descripción general de las lesiones deportivas más comunes y consejos sobre qué hacer en tales casos. También te damos algunos consejos sobre cómo prepararte adecuadamente para el entrenamiento para minimizar el riesgo de lesiones.

Equipo deportivo inapropiado: El calzado deportivo inadecuado, incluso el tamaño incorrecto, puede promover esguinces, resbalones y similares y, por lo tanto, promover distensiones o roturas de tendones, que se encuentran entre las lesiones deportivas más comunes. Medidas de protección inadecuadas: si no tiene el equipo de protección adecuado, naturalmente aumenta el riesgo de lesionar las partes relevantes de su cuerpo.

Calentamiento inexistente o insuficiente: Cualquier persona que no calienta lo suficiente también se ve afectada por un mayor riesgo de lesiones en el deporte, ya que es más probable que los músculos y los ligamentos sufran tirones o desgarros cuando se someten a un estrés repentino. Secuencias de movimiento incorrectas: Si ciertos movimientos en los deportes se realizan de manera deficiente o incorrecta, esto puede tensar los músculos o tendones incorrectos, lo que puede provocar lesiones como un esguince o un estiramiento excesivo.

Sobreestimar el propio rendimiento: Un bajo nivel de forma física, una gran voluntad de asumir riesgos o ignorar los propios límites de estrés también pueden conducir a menudo a lesiones deportivas.

Discovering The Main Injury Prevention Measures

Preparación Adecuada Antes del Deporte

Antes de comenzar a entrenar, definitivamente debe obtener el equipo adecuado para su deporte. Por ejemplo, un casco que se ajuste bien y que lo proteja en caso de una caída es una necesidad absoluta al montar en bicicleta o esquiar. Las piernas están especialmente estresadas cuando se juega al baloncesto, al jogging o al fútbol, ​​por lo que debe comprar un calzado adecuado para el deporte respectivo que le brinde una base segura. Esto estabiliza el pie y reduce el riesgo de torceduras. Si andas con patines en línea, definitivamente no deberías prescindir de tu casco y también obtener protectores para tus manos, codos y rodillas. Estos lo protegen de abrasiones y contusiones desagradables o lesiones peores en caso de caída. Y también debes proteger tus rodillas de los moratones con rodilleras cuando juegues voleibol.

Para reducir el riesgo de lesiones, también es muy importante calentar y estirarse lo suficiente antes de hacer ejercicio para que los músculos, ligamentos y tendones estén preparados para la tensión. Si ya has tenido una lesión deportiva, puede tener sentido estabilizar la zona afectada con cinta para que quede especialmente protegida.

Por último, pero no menos importante, debe pensar en su estado de entrenamiento antes de hacer ejercicio y adaptar su entrenamiento en consecuencia. Si la intensidad es demasiado alta o la duración de la sesión de entrenamiento es demasiado larga, el cuerpo se sentirá abrumado y cansado, lo que aumenta el riesgo de lesiones.

Si sigues estos consejos, estarás muy bien preparado para tu próxima sesión deportiva. Sin embargo, nunca se puede descartar por completo el riesgo de lesionarte durante la práctica deportiva, ya que las desafortunadas coincidencias o la influencia de otros deportistas o adversarios también pueden dar lugar a lesiones deportivas, sobre las que tú no tienes ninguna influencia. Es el caso, por ejemplo, de los accidentes en fútbol o balonmano.

Discovering The Main Injury Prevention Measures

Las Lesiones Más Comunes En el Deporte

Las lesiones deportivas pueden ser causadas por eventos agudos como una dislocación, una caída o una colisión con otros atletas. Pero demasiado entrenamiento o secuencias de movimiento incorrectas también pueden ejercer demasiada presión sobre los músculos y los ligamentos, lo que puede provocar lesiones dolorosas.

  • Contractura Muscular

Una distensión muscular a menudo ocurre cuando un músculo se somete repentinamente a una tensión excesiva o se estira demasiado. Esto es particularmente común en los músculos del muslo y la pantorrilla. Puede reconocer una distensión muscular por el dolor de tirantez que generalmente se propaga lentamente al principio y gradualmente se vuelve tan intenso que ya no se puede realizar el movimiento. Estirar o tensar el músculo afectado provoca dolor y la sensación de tensión no disminuye incluso con ejercicios de relajación o masajes. Como se mencionó anteriormente, las causas de una distensión muscular son la falta o el calentamiento insuficiente, el calzado inadecuado o el sobreesfuerzo de los músculos que ya están cansados.

Dado que el músculo afectado se ha estirado demasiado en caso de distensión, esta lesión deportiva no provoca ningún daño tisular. Sin embargo, en este caso, debes descansar el músculo y solo comenzar de nuevo a ejercitarte cuando la distensión se haya curado por completo, de lo contrario, las fibras musculares pueden desgarrarse por completo. Una distensión muscular puede tardar hasta una semana en sanar.

  • Desgarro del Biceps Femoral

Como sugiere el nombre, un desgarro de fibra muscular desgarra una o más fibras en un músculo. El daño muscular más grave se conoce como desgarro del haz muscular o incluso desgarro muscular. Cuando se desgarra un haz de músculos, se desgarra todo el haz de fibras musculares, y cuando se desgarra un músculo, se corta todo el músculo. Como resultado, el músculo ya no es funcional. Los moratones también son comunes. Estas lesiones son causadas por forzar demasiado los músculos. En términos concretos, esto significa que el músculo está sometido a una fuerza que el músculo no puede soportar, ya que es mayor que la fuerza del propio músculo. Esto hace que el tejido afectado se desgarre. Esto puede suceder especialmente si te detienes repentina y bruscamente o si cambias de dirección muy rápidamente.

Estas lesiones se notan a través de un dolor punzante y ya no se puede realizar el movimiento. Además, el músculo afectado ya no puede cargarse por completo y el tejido afectado se hincha y, a menudo, se forma hematomas. Para prevenir la rotura de una fibra muscular o incluso lesiones musculares más graves, debe, como ya se mencionó, estirar y calentar lo suficiente antes de hacer ejercicio. El calzado adecuado también te protege de lesiones. También debe adaptar el entrenamiento a su estado físico actual porque los músculos cansados ​​son más susceptibles a las lesiones deportivas. Además, tenga cuidado con las lesiones anteriores: definitivamente debe dejar que se curen por completo antes de comenzar a entrenar nuevamente.

  • Esguince

Otra lesión deportiva típica es un esguince. Esto ocurre a menudo en deportes que involucran movimientos rápidos y poderosos con las piernas. Con este tipo de lesión se afectan los ligamentos o cápsulas articulares. Esto es particularmente común en el tobillo, la rodilla o la muñeca. La causa más común de un esguince es la torsión de la articulación. El tirón de los ligamentos se vuelve demasiado fuerte, por lo que se estiran demasiado. Dado que los ligamentos sirven para estabilizar las articulaciones y guiar el movimiento, una lesión grave de los ligamentos puede provocar inestabilidad articular.

Dado que un esguince suele ser difícil de distinguir de una distensión de ligamento o un desgarro de ligamento, el término “esguince” también se usa de manera más amplia en medicina deportiva y una distensión o desgarro de ligamento se define como un subtipo de esguince. Dependiendo de la gravedad de la lesión, se dividen en tres formas diferentes: Un esguince leve (Grado 1) estira demasiado los ligamentos sin causar inestabilidad o daño estructural a los ligamentos. La distensión del ligamento (grado 2) es cuando los ligamentos se han estirado demasiado o incluso se ha producido un desgarro parcial de uno o más ligamentos. Sin embargo, la estabilidad de la articulación está garantizada. Este ya no es el caso con un ligamento desgarrado (grado 3). Cuando uno o más ligamentos se rompen, esto conduce a la inestabilidad de la articulación.

Dependiendo de la gravedad de la lesión, un médico también debe evaluar un esguince. Si esta lesión deportiva no se trata correctamente, existe el riesgo de que se produzcan más distorsiones y que los ligamentos se desgasten con el tiempo. Siempre debe dejar que un esguince sane por completo antes de comenzar a hacer ejercicio nuevamente. Cuando vuelvas a hacerlo, debes comenzar con una carga muy baja y aumentarla gradualmente.

Consigue el encoder Vitruve

En Resumen

Ahora ya conoces las típicas lesiones que se pueden producir durante la práctica deportiva. Las fracturas óseas o similares a menudo no ocurren durante una sesión deportiva, pero sí las lesiones de ligamentos. Pero con los consejos mencionados, puedes prepararte adecuadamente para el entrenamiento con el fin de evitar en la medida de lo posible estas lesiones deportivas.  

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

+ posts

Sports Science Degree. Crossfit trainer, in love with weightlifting and digital marketing

También te puede interesar...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FINANCIADO POR

FONDO EUROPEO DE DESARROLLO REGIONAL
UNA MANERA DE HACER EUROPA

Este proyecto en el marco del Programa ICEX Next, ha contado con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER. La finalidad de este apoyo es contribuir al desarrollo internacional de la empresa y de su entorno

GUÍA VBT GRATUITA