Menú

Puntos clave para convertirse en un gran entrenador de S&C

Primer punto clave para convertirse en un gran entrenador de S&C: especialista de especialistas

Imagen extraída de Michael DeMoya (Unsplash)

 

Dicen que “el saber no ocupa lugar”, pero sí ocupa tiempo. También dicen que “aprendiz de todo, maestro de nada”. Hay muchos entrenadores personales que tienen una cartera de clientes en la entran mujeres embarazadas, adultos mayores, sujetos con diabetes, supervivientes de cáncer, individuos con dolor de espalda, corredores que quieren preparar su primera maratón y el vecino del quinto que quiere mejorar su composición corporal. ¿Crees que puede entrenar a todos ellos con las máximas garantías? No, seguro que no, porque cada uno de ellos necesita aplicar entrenamientos específicos, no solamente generales.

Un entrenador de fuerza y acondicionamiento (S&C por las siglas de “Strength and Conditioning”) pondrá todos sus esfuerzos en la mejora de la fuerza, la potencia, la agilidad y la velocidad de sus atletas. Utilizará su tiempo para actualizase en este campo, pero no será necesario que conozca las claves del entrenamiento en población con cáncer o en corredores de montaña. Por supuesto, un entrenador de S&C (así denominaremos a partir de ahora al entrenador de fuerza y acondicionamiento físico) debe conocer las bases del entrenamiento general, así como la fisiología, anatomía, biomecánica, etc. Sin embargo, dicho entrenador de S&C dedicará sus esfuerzos en optimizar esas cualidades en sus atletas para que alcancen su mejor nivel personal.

Los entrenadores especialistas de S&C son los encargados en hacer que su jugador de baloncesto conduzca más rápido la pelota en una transición de defensa a ataque o que un defensa de fútbol americano tenga las máximas garantías en acertar en su placaje. Un entrenador de S&C también puede mejorar la autonomía de un adulto mayor aumentando su potencia y previniendo así el riesgo de caídas y fracturas óseas. Por lo tanto, un entrenador de S&C es un especialista en fuerza y acondicionamiento que aplicará sus conocimientos para prevenir lesiones a la vez que mejora la fuerza, potencia, velocidad y agilidad en un atleta, un equipo o cualquier persona.

Entrenador de S&C especializado en una población o deporte

Cuando nos rompemos un hueso vamos al traumatólogo, pero si tenemos problemas de apnea del sueño vamos a un neumólogo. A su vez, no es lo mismo una operación de rodilla que una de hombro. Incluso, yendo a la especialización máxima, no es igual un tipo de operación en la rodilla que otra. En muchos casos habrás comprobado como los deportistas de élite cruzan el mundo para someterse a una operación porque van al mejor especialista que conocen para su caso. Con el entrenador de S&C ocurre lo mismo, aunque a nivel recreativo no sea tan fundamental y no se tenga tanto en cuenta.

Un entrenador de S&C puede dedicarse a entrenar a un atleta de un deporte individual como tenis, o a un equipo de béisbol. A su vez, sus atletas pueden ser adolescentes, universitarios o adultos. Todo ello afectará a la forma de entrenar, y esa es la razón por la que un entrenador de S&C será especialista en su rama, pero no puede serlo en más ámbitos, porque entonces no sería entrenador especialista de S&C.

Segundo punto clave para convertirse en un gran entrenador de S&C: calificado, cualificado y actualizado

Imagen extraída de Nik (Unsplash)

Existen en el mercado miles de cursos de entrenador de S&C, algunos más interesantes que otros. El problema es que buscamos en muchos casos obtener diplomas (calificados) sin tener muy en cuenta el nivel de aprendizaje que nos va a aportar (cualificados). Esa es la razón por la que cualquier curso de entrenador de S&C es solamente la base de la que debemos partir para comenzar a tirar del hilo y explorar las fuentes de calidad a las que debemos acudir para actualizarnos cada día.

Muchos entrenadores de S&C no se actualizan con los nuevos hallazgos que la evidencia científica va mostrando en las principales revistas mundiales: Sports Medicine; International Journal of Sports Physiology and Performance; The Journal of Strength & Conditioning Research; Strength & Conditioning Journal; y muchas otras. Ejemplo de ello es que es una minoría los que utilizan el entrenamiento de fuerza basado en la velocidad (VBT). Este tipo de entrenamiento es mucho más preciso y rápido que el sistema tradicional a la hora de calcular nuestros levantamientos máximos y las cargas que tiene que utilizar cada atleta en sus sesiones.

El entrenamiento de fuerza basado en la velocidad también nos permite controlar la fatiga en cada serie y sesión, así como ver si nuestro atleta está progresando. Para ello simplemente debemos contar con un dispositivo de medición de velocidad, como el de Vitruve, y aprender sobre VBT de nuestro blog o en fuentes fiables y actualizadas. El entrenamiento de la fuerza y el acondicionamiento físico está en constante experimentación para ir afinando aspectos claves como qué intensidad es mejor para ganar fuerza, qué frecuencia de entrenamiento debemos darle a cada grupo muscular, etc. Por lo tanto, un gran entrenador de S&C no será el que más cursos tiene (calificado), sino el que mejor rendimiento obtiene de sus atletas (cualificado) gracias a su actualización continua.

 

 

Tercer punto clave para convertirse en un gran entrenador de S&C: habilidades importantes para tener más éxito

Imagen extraída de Jonathan Borba (Unsplash)

La Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos establece varias cualidades importantes a la hora de ser un gran entrenador de S&C. Además de todas las cualidades citadas hasta ahora, un entrenador de S&C debe saber comunicarse, escuchar y estar preparado para solventar diferentes situaciones de rendimiento o adherencia en los atletas. Sirve de muy poco tener todo el conocimiento del mundo si no sabemos expresarlo para que los atletas lo comprendan. En esta habilidad de comunicación también entra en juego dar el feedback adecuado en el momento adecuado, ya que eso marcará enormemente la diferencia.

Tenemos dos orejas y una boca, lo que quiere decir que es más importante escuchar que hablar. La segunda habilidad importante para un entrenador de S&C es escuchar qué le preocupa o en qué quiere mejorar más el cliente o atleta, y dar respuesta a esas cuestiones. Para ello es recomendable realizar una entrevista inicial en la que abordemos todas las preguntas que nos harán conocer a fondo a la persona detrás del atleta. En muchos casos nosotros sabremos que es mejor otro tipo de entrenamiento o ejercicio, pero si tenemos una buena habilidad para escuchar, podremos hacer que el atleta se sienta más motivado y continue entrenando. La habilidad motivacional es la tercera cualidad con la que un entrenador de S&C debe contar. Si hemos comprendido lo que busca y lo que motiva a nuestro atleta mediante la escucha, podremos utilizar esa información en los momentos de menor motivación.

Un gran entrenador de S&C es aquel que resuelve problemas y desafíos a medida que van apareciendo. Conducir un coche es muy fácil, pero un verdadero conductor se muestra cuando necesitamos hacer maniobras complejas o tenemos que reaccionar en menos de un segundo para evitar un accidente. Cuando nuestro atleta se estanca, se siente fatigado o cualquier situación deportiva que pueda darse, el entrenador de S&C debe saber a qué se debe y cómo solucionar ese problema. Por ejemplo, si en un peso muerto nuestro atleta no puede despegar la barra del suelo, a pesar de que sabemos que, si puede con ese peso, como buenos entrenadores de S&C sabremos que es un buen momento para realizar peso muerto con déficit para mejorar ese estancamiento.

También debemos tener los medios para saber si la carga de entrenamiento es correcta o puede estar fatigado por un exceso de carga. Un dispositivo de medición de velocidad como el de Vitruve mide este aspecto fácilmente, lo que hace que esta habilidad para resolver problemas sea más rápida y precisa. La última de las habilidades importantes del entrenador de S&C, pero no por ello menos importante, es nuestra habilidad social de cara al cliente. Un gran entrenador de S&C debe ser educado, amable y hacer sentir al atleta que quiere ayudarlo y que está a su disposición para mejorar su fuerza y acondicionamiento de forma conjunta. Las personas siempre van en primer lugar, y después el atleta.

Cuarto punto clave para convertirse en un gran entrenador de S&C: ama lo que haces y lo demás llegará

Imagen extraída de Crosby Hinze (Unsplash)

Una de las frases de Star Wars es “que la fuerza te acompañe” o “que la fuerza esté contigo”. Un entrenador de S&C va a estar ligado a la fuerza y al acondicionamiento toda su vida, así que es vital que ame los deportes y el rendimiento deportivo orientado al trabajo de la fuerza. Prácticamente la totalidad de los deportes requieren de entrenamiento de fuerza, de una forma u otra, ya sea para prevenir lesiones o para mejorar nuestra economía de carrera en pruebas de larga distancia. Lo que no le corresponde a un entrenador de S&C es programar ritmos y distancias a realizar en triatlón, u organizar tácticamente a un equipo de fútbol.

Lo que sí hará el entrenador de S&C es trabajar de la mano del entrenador para que los jugadores mejoren su rendimiento físico y eso implique ganar partidos. Cuando a uno le apasiona lo que hace, no solamente trabaja más feliz, sino que es mejor profesional. Si hacemos un repaso a todos los puntos anteriores, amar lo que haces te convertirá en un especialista porque, incluso en tus tiempos libres, visualizas vídeos y lees los últimos avances (actualizado), lo que te hará mejor entrenador de S&C en ese sentido. Al tener pasión por este trabajo, tus habilidades comunicativas, de escucha, etc. saldrán por sí solas, porque estarás alineado con lo que te gusta, y eso, salvo contadas ocasiones, no te pondrá de mal humor.

Somos la media de las cinco personas con las que pasamos más tiempo

IfSi convertimos nuestro trabajo en nuestro estilo de vida, poco a poco nos rodearemos de profesionales que nos aporten valor y que puedan servirse del nuestro. El networking nos hará mejores entrenadores de S&C porque seguiremos sumando conocimiento de personas que están en nuestro mismo ámbito. A su vez, es recomendable también relacionarse con profesionales que hagan funciones parecidas a las nuestras, más allá de la fuerza y el acondicionamiento. Si, por ejemplo, quieres abrir tu propio centro de entrenamiento, o trabajar como entrenador de forma autónoma, deberás conocer cómo vender tus productos, crear medios y plataformas donde exponer tu trabajo, etc.

Quinto punto clave para convertirse en un gran entrenador de S&C: la experiencia es fundamental, pero la actitud multiplica

Imagen extraída de Gabin Vallet (Unsplash)

Un conocido motivador y conferencista español, Victor Küppers, lanzó una fórmula que da como resultado nuestro valor como entrenador de S&C, o en cualquier profesión. La fórmula es la siguiente: valor = (conocimiento + habilidad) x actitud. El mensaje de esta simple fórmula es que los conocimientos adquiridos con las formaciones y actualizaciones, así como las habilidades importantes, nos suman valor como entrenadores de S&C. Sin embargo, el aspecto diferencial que aumentará nuestro valor es la actitud, porque no suma, multiplica. Esa es la razón por la que amar nuestro trabajo de entrenadores de S&C puede marcar la diferencia, ya que no solamente multiplicará nuestro valor, sino que hará que nuestros conocimientos y habilidades también crezcan.

“Sé agua, amigo mío”

Una de las míticas frases de Bruce Lee es la que dice: “sé agua, amigo mío”. Un entrenador de S&C debe ser una copa cuando el agua se vierte una copa o una jarra cuando el líquido cae en ella. En una palabra, un gran entrenador debe adaptarse a la situación dinámica que se da en cada sesión. En muchos momentos habrá que tomar decisiones que varían la programación de la sesión o de la semana. Para ello necesitamos experiencias en las que hemos aprendido a adaptarnos mejor a cada situación. El problema es que todos somos inexpertos en los inicios, y que ganar experiencia requiere tiempo y confianza.

La actitud es clave en cualquier momento de nuestra carrera como entrenadores de S&C, pero más aún en los inicios en los que tenemos menos conocimientos, menos habilidades y nada de experiencia. Si mantenemos esa actitud proactiva a la vez que ganamos experiencia, conocimientos y habilidades seremos unos grandes entrenadores de S&C que podrán adaptarse a cualquier situación. Por ejemplo, podemos ver con el dispositivo de medición de velocidad de Vitruve que un atleta está fatigado cuando llega a la sesión. Lo fácil es que no entrene, pero nosotros que somos grandes entrenadores de S&C buscaremos una solución alternativa para aprovechar la sesión con otro tipo de trabajo.

Joaquín Vico Plaza

Bibliografía consultada

La información de este artículo ha sido extraída de las siguientes fuentes bibliográficas, que recomendamos leer más a fondo si buscas convertirte en un gran entrenador de S&C.

Cardinale, M., Newton, R. (Robert U. ., & Nosaka, K. (2011). Strength and conditioning : biological principles and practical applications, 461.

Cassidy, T., Handcock, P., Burrows, L., & Gearity, B. (n.d.). Understanding strength and conditioning as sport coaching : bridging the biophysical, pedagogical and sociocultural foundations of practice. Retrieved from https://www.routledge.com/Understanding-Strength-and-Conditioning-as-Sport-Coaching-Bridging-the/Cassidy-Handcock-Gearity-Burrows/p/book/9781138301825

Côté, J., & Gilbert, W. (2009). An Integrative Definition of Coaching Effectiveness and Expertise. Http://Dx.Doi.Org/10.1260/174795409789623892, 4(3), 307–323. https://doi.org/10.1260/174795409789623892

Downes, P., & Collins, D. (2021). Examining the Roles and Consequent Decision-Making Processes of High-Level Strength and Conditioning Coaches. Societies 2021, Vol. 11, Page 76, 11(3), 76. https://doi.org/10.3390/SOC11030076

Gamble, P. (2013). Strength and conditioning for team sports: sport-specific physical preparation for high performance. Routledge.

Gilbert, W. D., & Baldis, M. W. (2014). Becoming an effective strength and conditioning coach. Strength and Conditioning Journal, 36(1), 28–34. https://doi.org/10.1519/SSC.0000000000000026

Haff, G. G. (2016). Program Design for Resistance Training. Essentials of Strength Training and Conditioning, 439–470.

Jeffreys, I. (2014). The five minds of the modern strength and conditioning coach: The challenges for professional development. Strength and Conditioning Journal, 36(1), 2–8. https://doi.org/10.1519/SSC.0000000000000035

Jeffreys, I., & Moody, J. (2021). Strength and conditioning for sports performance. Routledge.

LaPlaca, D. A., & Schempp, P. G. (2020). The Characteristics Differentiating Expert and Competent Strength and Conditioning Coaches. Research Quarterly for Exercise and Sport, 91(3), 488–499. https://doi.org/10.1080/02701367.2019.1686451

Lloyd, R. S., & Oliver, J. L. (2019). Strength and conditioning for young athletes: science and application. Routledge.

Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]